Que quiero que vuelvas

 In Blog

Una groupie… ¿nace o se hace? ¿Y una multigroupie? ¡¡Ésa soy yo!! y si hay que ejercer, se ejerce. Y si hay que cruzarse España para ver en directo a aquellos que amenizan mis eternas horas de procesado… se hace. Claro que para eso siempre es bueno contar con la compañía de Marisilla, que esta vez no hizo pereza para acompañarme 😉

 

Locura o no, nos marcamos Madrid – Cartagena – Madrid en un día para ver a Funambulista en directo. Y porque el fin de semana que viene esta que escribe tiene un curso intensivo, que si no repetía la operación. ¿Por qué? Porque me enamoré de su música desde el momento en que decidí saber algo más de ese chico que cantaba “Y ahora, qué” con Marino. Y ya de paso, si encima de ver el concierto me dejan tirar unas fotillos, pues yo más feliz que una perdiz.

La cosa no apuntaba bien. Un audotorio me dice que el sonido probablemente sea bastante bueno, pero… habrá butacas… y eso ya me para. No concibo estar en un concierto sentada. Se me van los pies, la cadera, los hombros, y al final parece que tienes el baile de San Vito mientras intentas mantener el culo en el asiento. No, no, no, no es para mí. Y así arrancaba el concierto de Funambulista en el Auditorio El Batel de Cartagena. Con todo el mundo bien y formalmente sentado. Uhmmmmm, algo hay que hacer. Te mueves, miras alrededor, nadie se levanta… sigues mirando, amagas, nadie se levanta… si me levanto molestaré? Pero… ¡¡¡por qué nadie se levanta!!!?

Hubo que esperar unas cuantas canciones a que el público se animara “un poquito”. Qué difícil era. Por lo menos, como oficialmente estaba haciendo fotos durante las tres primeras canciones, yo podía estar de pie moviendo un poco los pies al ritmo del disparador. Lástima que Fiera, mi canción favorita, cayera mientras fotografiaba, porque si no hubera sido así me estaríais escuchando cantar hasta en Madrid y luego me hubiérais culpado de este temporal ya no de lluvia si no de nieve :-S

Todo, salvo la reacción del público, estaba siendo como me imaginaba. Y mira que he visto a Funambulista en directo hace relativamente poco, pero ese momento en el que le pide a los chicos de la banda que le dejen sólo con Alejandro, ese momento íntimo que se marcan para cantar “Sólo luz”… ese Diego que se aleja del micrófono para continuar cantando a pleno pulmón, se baja del escenario y empieza a subir por las escaleras… Ese público que ahora sí que sí, estamos sentados y callados, no sólo callados, boquiabiertos… Tremendo ese momento. Íntimo; emotivo; intenso; sensitivo; emocionante; emocional… Para terminar ahora sí que sí con toooooodo el auditorio en pie aplaudiendo hasta casi hacer caer las paredes. ¡¡Pero qué grande!!

 

Ver a Funambulista en directo no decepciona. Y sobre todo ver esa complicidad que se gasta con los músicos que le rodean. Qué digo músicos… musicazos. Así que no es de extrañar que después de ver a Alejandro acompañar a Funambulista, a Marino, a Marwan, a Andrés Suárez… nos hiciéramos también incondicionales suyas. Alejandro, estamos esperando el quinto y el inicio de tu gira 😉

 

 

 

“Que quiero que vuelvas”… Lo podría estar repitiendo a pleno pulmón sin ahogarme (bueno, no, pero no me quitéis la ilusión).

Hasta el próximo, Diego.

Recent Posts

Leave a Comment

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search